Avellano

Avellano

Familia: Betulaceae.
-Género: Corylus.
-Especie: Corylus avellana L. (avellano común).
Avellano

 

-Porte:Es un árbol que alcanza normalmente entre 3 a 8 m de alto, aunque en ocasiones puede llegar a los 15 m con una copa muy extendida de forma irregular, generalmente ramificado desde la base. De corteza marrón pálida o gris y profundamente estriada, su madera es dura, flexible y muy resistente. Las hojas redondeadas, tienen entre 6 a 12 cm de largo y ancho y son suavemente pubescentes por ambas caras, con bordes doblemente aserrados.

 

Las flores nacen antes que las hojas, a principios de la primavera. Son monoicas y con amentos de sexo diferenciado; los masculinos de color amarillo pálido y entre 5 a 12 cm de largFlor del avellanoo, los femeninos muy pequeños y prácticamente ocultos en las yemas de las que surgen los estilos rojo brillante, en número de 1 a 3.

 

 

AvellanaEl fruto es la avellana, que se produce en grupos de 1 a 5, cada una contenida en un pequeño y hojoso involucro que encierra alrededor de las 3/4 partes de la nuez. La maduración tarda de 7 a 8 meses y entonces el involucro se abre liberando la avellana.
Produce en el cuello muchas varas muy ramificadas, tortuosas si son viejas y erectas si son jóvenes.
Sistema radicular: raíces poco profundas, largas, nudosas y emiten normalmente vástagos de estas nudosidades.
Hojas: grandes, alternas, ovales, redondeadas, pecioladas, rugosas, pelosas en el haz, de color verde-amarillento y doblemente aserradas. El peciolo es muy corto y las estípulas son oblongas, obtusas, verdes y caducas.
Flores: el avellano es monoico. Las flores masculinas están dispuestas en amentos cilíndricos, de 4-6 cm de largo, colgantes, amarillentos y colocados hacia la parte externa del ramo. Cada flor masculina tiene una escama trilobulada, en cuya cara interna se insertan los estambres en número de unos 8 y sin restos de pistilo. Las escamas son algodonosas, trilobuladas, de color verde claro y con extremidad acuminada. Las flores femeninas agrupadas en la terminación de las ramillas laterales, en número de 1-5, formando glomérulos escamosos de los que sobresalen los estigmas rojizos, dos por cada pistilo.
Fruto: Aquenio en forma de copa y partida. El pericarpio es óseo (cáscara). La testa es lisa, casi de color canela. Envuelve generalmente una sola semilla.
Parece ser que el avellano tiene su origen en el Ponto, Asia Menor, de donde fue importado por los griegos. Actualmente esta planta está muy difundida tanto en estado silvestre como cultivada.
El epíteto específico, avellana, que también da nombre a sus frutos, deriva según Andrés Laguna de la ciudad de Avella, en Campania, donde parece ser que estas plantas se criaban en abundancia.
En España el cultivo del avellano se expandió a mediados del siglo XIX, como consecuencia del arranque de viñas, por la crisis de la filoxera y a la importancia de algunas regiones en el comercio de frutos secos.
El avellano y sus frutos han desempeñado un papel importante en diversos pueblos europeos como símbolo de magia de fecundidad. A lo largo de la historia los avellanos han sido protagonistas de muchos relatos, así por ejemplo en un cuento popular islandés, donde una mujer esteril se paseaba por un avellanar para solicitar a los dioses que la hicieran fecunda.2 Es también conocido el empleo de las varitas de avellano en forma de Y por los zahoríes para encontrar agua en el subsuelo.

 

Entre todos los árboles, ¿por qué se elige la vara del avellano como instrumento mágico? Quizás por esa tradicional vinculación a la fecundidad, a la madre tierra. Sus amentos colgantes y la flexibilidad de sus ramas, que nacen casi desde el mismo suelo, hacen que este árbol continúe apuntando al agua subterránea en vez de ganar altura, a diferencia de los demás árboles que crecen junto a los manantiales.Avellanas

2016-11-24T12:21:58+00:00

Deje su comentario